Ideas para un mejor Debate Presidencial

Imagínadebatete que tienes una entrevista de trabajo. Dos semanas y media antes de la fecha de tu entrevista, tu potencial nuevo jefe te da una llamada y te dice que para la entrevista únicamente te van a preguntar sobre la historia de la empresa y nada más. El día de la entrevista, además, el entrevistador te dice que puedes hablar ininterrumpidamente por dos minutos y medio sobre por qué eres tú el mejor candidato para el puesto. Terminado tu discurso, te enseña un video en donde la persona con la que estás compitiendo por el puesto dice por qué él sería el candidato ideal y te pide que en un minuto digas por qué él se equivoca. De nuevo, nadie te interrumpe. Finalmente, el entrevistador te hace unas 4 ó 5 preguntas sobre la historia de la empresa y te deja contestar sin interrupciones cada una.

¿Suena demasiado fácil? Pues bien, ese sistema que nunca existiría en una entrevista de trabajo real es exactamente el procedimiento con el que el pueblo peruano entrevista a los postulantes para el trabajo de “Presidente Constitucional de la República”. Los debates tienen un tema determinado, los candidatos tienen 2 semanas y media para prepararse, no pueden ser interrumpidos durante sus exposiciones y no pueden cuestionarse los unos a los otros. Para mí al menos, este es claramente un sistema deficiente ¿Cómo podríamos mejorarlo?

En primer lugar, tenemos que deshacernos de la idea de que los paneles de candidatos se determinan por sorteo. La población tiene derecho a ver a los candidatos que mayor intención de voto tienen en el mismo estrado. No tiene sentido que PPK, Acuña y Keiko no debatan entre sí. La asignación de paneles tiene que realizarse según la intención de voto de los candidatos.

En segundo lugar, tenemos que reconocer que no todos los debates son iguales. En algunos casos, tendrá sentido tener un debate en donde a los candidatos se les permita responder a las preguntas de un panel (sin limitación de temas). En otros, tendrá más sentido que los candidatos se enfrenten entre sí sobre un tema particular con la presencia de un moderador.

En un debate de preguntas, cada candidato puede dar un discurso inicial y luego se iniciaría una conversación entre los moderadores y los candidatos sin que exista un tema específico. El moderador plantea una pregunta sobre cualquier tema a un candidato y este contesta. Una vez que termina o durante su respuesta, si el moderador lo permite, los demás candidatos pueden intervenir para contrarrestar el argumento y conversar unos con otros.

En un debate por temas, se partiría en un sistema similar al debate estilo Oxford. El o los moderadores plantearían una moción (por ejemplo “se debería regular la unión civil en el Perú” o “se debe otorgar derechos de propiedad de los recursos naturales a los dueños del terreno superficial”). Los candidatos luego asumen una posición sea a favor o en contra de la moción y debaten entre sí, sin hacer exposiciones; sólo debate. El moderador no se encarga de hacer preguntas, sino de asegurar una participación equitativa y de mantener a las partes concentradas en el tema en cuestión, sin que se desvíen.

Estos dos tipos de debate alcanzan objetivos diferentes. El primero sirve para informar a la población de las ideas de los candidatos. El segundo sirve para poner a prueba los fundamentos de sus posiciones.

En tercer y último lugar, no tiene ningún sentido que los moderadores no puedan interrumpir al candidato cuando habla o insistir en una pregunta que no es respondida. Si un candidato da una respuesta insatisfactoria, es responsabilidad del moderador insistir en la pregunta hasta que el candidato la responda. Los electores tienen derecho a saber qué opina su candidato y si el candidato se rehúsa a responder, deberá pagar un precio político por ello, en vivo y a nivel nacional.

Creo que un sistema como este podría ayudarnos a mejorar mucho la forma como elegimos a nuestros líderes, y aunque dudo mucho que un sistema tan exigente sería aceptado por los candidatos, me gustaría siquiera intentar proponerlo.

Advertisements
This entry was posted in Sin categoría and tagged , . Bookmark the permalink.

3 Responses to Ideas para un mejor Debate Presidencial

  1. ruessam says:

    Comparto tu idea. El problemas es encontrar un moderador q

    Like

  2. ruessam says:

    que sea capaz de enfrentarse a los candidatos, es decir, que tenga la personalidad necesaria y los conocimientos mínimos de los temas en discusión. ¿Conoces alguno?

    Like

  3. Ronald Cross says:

    Hay un problema con tu primera premisa, de que deberia haber un “corte” basado en intencion de voto medido en encuestas para determinar la composicion de los paneles (o incluso, para determinar si alguien es invitado al debate o no): las encuestas tiene muy poco poder predictivo tres o cuatro meses antes de las elecciones. Poniendo un corte entre, digamos, los tres candidatos con mayor intencion de voto, en el 2011 hubieras terminado con paneles entre Toledo, Castaneda y Keiko, dejando fuera a dos de los tres que en ultima instancia terminaron en los primeros lugares (y a mas del 50% del voto final). Aunque estoy de acuerdo con que determinar los paneles por sorteo es poco inteligente, creo que debemos evitar estructurar los debates de tal manera que estos no reflejen la dinamica electoral como es: lo ultimo que necesita el pais es que la atencion de los medios y la del publico en la campana no esten alineadas.

    Por otro lado, no veo posible que el moderador tenga tanta influencia en un debate presidencial, al punto de poder poner contra la pared a un candidato o presionarlo por una respuesta en una u otra instancia. Lloverian las acusaciones de parcialidad y terminarias con candidatos uniendose para boycotear los debates e, incluso, armandos sus promedios debates con otras empresas de television. Mas efectivo seria tener un debate estilo “town hall” como se hace en Estados Unidos y se hizo tambien en el Reino Unido el año pasado. En ese formato, se arma un panel de miembros del publico general, siguiendo criterios basicos demograficos para asegurar representatividad y haciendo un chequeo de background para asegurarse de que sean votantes al menos medianamente informados, y se deja que sean los mismos ciudadanos los que hacen las preguntas. Ningun politico puede aludir parcializacion o ponerse picon ante una pregunta dificil de un ciudadano de a pie, porque eso es suicidio politico. Ademas, uno se asegura que las preguntas van alineadas con las preocupaciones de los peruanos del dia a dia.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s